Mochilas para el colegio

Mochilas escolares

Si dejáramos la decisión de la compra de una mochila escolar en manos de los niños o de los adolescentes que la van a usar, se fijarían únicamente en las tendencias actuales de la moda. Pero la solidez y la comodidad son aspectos importantes a la hora de elegir una mochila para el colegio que pueden prevenir el dolor de espalda, hombros y cuello.

Mochilas escolares Safta de gran calidad.Sin embargo, tampoco podemos excluir completamente de esta decisión a los niños o adolescentes que van a usar esta mochila para su día a día en el colegio, por lo que además de escoger una mochila escolar buena para la salud, debemos tener en cuenta los personajes y los diseños que más les gustan a nuestros hijos.

Escoger una mochila escolar de mala calidad puede tener consecuencias negativas en la espalda, en el cuello y en los hombros, al igual que un uso inadecuado o una carga excesiva, debido precisamente a las posturas incorrectas y prolongadas que los niños deben asumir. Esto puede acentuarse todavía más en los niños que padezcan de alguna enfermedad en la columna o en la musculatura de la espalda. Algunos expertos apuntan también a que una mala mochila para el colegio puede provocar una acentuación de la cifosis, la curvatura normal de la columna vertebral, pudiendo provocar el efecto joroba en la espalda de los niños.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de camino que el niño tiene que hacer hasta el colegio y un vez en él, dónde se encuentra situada el aula de clase: ascensos, descensos, escaleras, incluso de dos o tres pisos. Estos son momentos “críticos”, en los que los niños, si el peso de la mochila es excesivo, están desequilibrados, lo que implica que la seguridad no es la máxima deseada, especialmente en un tramo de escaleras.

Peso no excesivo y bien distribuido en la mochila escolar.

Mochilas escolares Safta de gran calidad.En resumen, sin duda vale la pena prestar atención a la compra de la mochila para el colegio. Aquí hay algunos consejos sobre cómo elegir la mochila correcta y cómo comportarse más tarde, cuando se llenará del material escolar necesario.

  • Cómo debe ser: Elija una mochila escolar con las dimensiones adecuadas para el niño o la niña y con una forma regular, de modo que haya una distribución correcta de la carga. Los modelos con un respaldo reforzado deben tener una preferencia en este sentido, lo que permite que el peso se distribuya en la parte posterior de una manera equilibrada. Mejor aún si la parte posterior está acolchada, para amortiguar los golpes, cuando, por ejemplo, el chico o la chica corre o salta con la mochila llena de libros en el hombro. Algunos modelos de mochila de colegio tienen una correa a la altura de la cintura para que la mochila se adhiera bien a la parte posterior. Para evitar el dolor en el hombro, las correas deben ser anchas y acolchadas.
  • Cuánto debe pesar: De acuerdo con la opinión de expertos en la materia, las mochilas que pesan entre 10 y 15% del peso corporal del estudiante pueden transportarse sin ningún problema: si un niño pesa 20 kg (peso promedio a los 6 años, cuando empiece a ir al colegio en educación primaria), una mochila adecuada no debe exceder 2-3 kg. También verifique el peso de la mochila vacía: una de las básicas pesa unos 400 gramos (para la capacidad de 24-26 litros), pero puede llegar fácilmente a la 900 – 1000 gramos para el más grande o relleno (30 litros). Además, las más comunes con personajes de dibujos animados o princesas son extensibles, es decir, una abertura plegable en los lados y pesan alrededor de 600 gramos: son más espaciosas, pero también dan un mayor equilibrio hacia atrás. Atención también a los modelos de mochilas con ruedas para el colegio: son bastante pesadas, incluso vacíos (llegan a 2 kg) y por lo tanto, incluso solo con el estuche (el que tiene 3 zip para los más pequeños puede pesar más de medio kilo) y el diario (cica 400 gramos), corre el riesgo de superar el peso límite, especialmente para los más pequeños. Además, tenga en cuenta que no siempre podrá arrastrar el carro de la mochila, especialmente si llueve, si toma el autobús o si tiene que subir escaleras. Algunas de estas mochilas con ruedas para el colegio tienen las ruedas que se pueden desmontar, por lo que este tipo de mochilas escolares se pueden adaptar mejor a diferentes situaciones que aquellas que tienen el carro integrado en la estructura de la mochila.
  • Cómo llenar una mochila infantil para el colegio: Los objetos se dividen en los diferentes compartimentos, distribuyendo el peso simétricamente y teniendo en cuenta, sin embargo, que las cosas más pesadas, como libros y diccionarios, deben colocarse verticalmente cerca de la parte posterior. De lo contrario, la mochila estará desequilibrada hacia atrás.Mochila infantil del Atlétivco de Madrid. Mochila para el colegio
  • Cómo usar correctamente la mochila escolar: Las correas deben ajustarse de modo que tengan la misma longitud, de modo que el peso se distribuya uniformemente en ambos hombros, por lo que deben apretarse para evitar que la mochila caiga por debajo de la cintura. La correa abdominal se debe sujetar para acercar la carga a la parte posterior. Nunca debe llevarse la mochila en un hombro, comportamiento que los muchachos encuentran muy informal pero que duele. Si realmente no puede prescindir de ella, al menos trate de alternar el hombro.
  • Consejos para profesores: A menudo, los límites de peso de la mochila para el colegio se superan de una manera amplia y la responsabilidad es en parte de los profesores, quienes, si así lo desean, tendrían soluciones disponibles capaces de limitar esta carga diaria. Por ejemplo, podrían establecer que algunos libros se puedan compartir o reservar en el armarios de clase diseñados para acomodar los libros más pesados, como los diccionarios, por ejemplo. Además, los profesores deben indicar con precisión qué libros son realmente necesarios al día siguiente: una programación cuidadosa evita el desorden innecesario en la mochila del colegio y, por consiguiente, en los hombros.

Mostrando 1–16 de 208 resultados